Two-Minute Teaching

[ver abajo para español]

Last week, I spoke a little bit about the strong German culture here at St. Francis and in Milwaukee that became an issue in American society in the early 20th century.

Milwaukee has a strong history of socialism which largely came from German industrial workers here in the city. The Hoan Bridge is named after Dan Hoan who was a socialist mayor of Milwaukee from 1916 – 1940. Victor Berger was elected in 1910 as the first socialist representative in Congress. Socialists, however, were branded as traitors during World War I because of their opposition to war.

In 1910, 75% of Milwaukee citizens had at least one parent born outside of the US. Consequently, Germans and Austrians were sympathetic to the Central Powers. When Emperor Franz Josef was assassinated, the German and Austrian people mourned his death with a Mass at St. John Cathedral in Milwaukee. When the United States entered the war, Germans in Milwaukee begrudgingly fought for the United States, but were constantly suspect as traitors. Milwaukeeans watched what they said because neighbors spied on neighbors, students spied on teachers, and workers spied on employers.

During the war, much of Milwaukee’s German heritage disappeared: German-Americans changed names for something that sounded more American; the study of German in grade schools was eliminated; and production of German plays and music nearly vanished. It was a low point in American history in terms of protecting civil liberties. Oppression weakened Milwaukee’s labor and Socialist movements. Ultimately, the war the U.S. fought as a crusade to “make the world safe for democracy” and “end all other wars” accomplished neither.

Español:

La semana pasada, hablé un poco acerca de la gran cultura alemana aquí en San Francisco y en Milwaukee que se hizo una cuestión en la sociedad americana en el temprano siglo vigésimo.

Milwaukee tiene una historia fuerte del socialismo que vino en gran parte de la industria alemana aquí en la ciudad. El Puente Hoan es nombrado por Dan Hoan quien fue el primer alcalde socialista de Milwaukee desde mil novecientos diez y seis hasta mil novecientos cuarenta. Victor Berger fue elegido en mil novecientos diez como el primer representante socialista en el Congreso. Los Socialistas, sin embargo, fueron marcados como traidores durante la Primera Guerra Mundial debido a su oposición a la guerra.

En mil novecientos diez, setenta y cinco por ciento de los ciudadanos en Milwaukee tenían por lo menos un padre nacido fuera de los Estado Unidos. Por consiguiente, los alemanes y los austriacos simpatizaban con los Poderes Centrales. Cuando el Emperador Franz Josef fue asesinado, la gente alemana y la gente austriaca lloraron su muerte con una misa en la Catedral de San Juan en Milwaukee. Cuando los Estados Unidos entró a la guerra, los alemanes en Milwaukee envidiosamente lucharon para los Estados Unidos, pero los sospechaban como traidores. La gente de Milwaukee tomó cuidado con lo que decían ya que los vecinos espiaban a sus vecinos; los estudiantes espiaban a sus maestros, y los trabajadores espiaban a sus jefes.

Durante la guerra, mucha de la cultura alemana en Milwaukee desapareció: los americanos alemanes cambiaron sus nombres a algo que sonara más americano; el estudio de alemán en las escuelas primarias fue eliminado; y la producción de las obras alemanas y la música alemana casi desaparecieron. Era un punto muy bajo en la historia americana cuando se trataba de los derechos civiles. La opresión debilitó los movimientos de la labor y el socialismo en Milwaukee. Finalmente, la guerra luchada por los Estados Unidos con el propósito de “asegurar al mundo para la democracia” y “finalizar todas las guerras” no dio resultado.